PORTADA 5RUTINASOJOS

5 rutinas para cuidar tus ojos

  • Blog

No somos conscientes de la cantidad de trabajo que ejercen nuestros ojos, desde primera hora de la mañana hasta que finaliza el día. Debido a este esfuerzo, tendríamos que prestarles más atención y mimarles más a menudo. Cuídalos siguiendo unas sencillas rutinas:

5 rutinas para cuidar tus ojos

ICON-04

 

ICON-01
ICON-02

 

 

 

ICON-03

 

ICON-05

1.- Las pantallas de dispositivos cada vez están más presentes en nuestro ámbito laboral, académico y cotidiano. Este hecho repercute directamente a nuestra salud visual; se nos secan los ojos, lagrimean, nos lloran o se nos ponen rojos, apareciendo la fatiga visual…

Por ello deberíamos desconectar, sobre todo si estamos fijando la mirada en distancias cortas; de vez en cuando, mirar a lo lejos, de manera que el ojo descanse de la distancia corta-media prolongada.

 

2.- La alimentación inadecuada, basada en grasas y en comidas preparadas afectan directamente a nuestra salud visual, ya que a largo plazo puede incrementar el riesgo de sufrir degeneración macular asociada a la edad, cataratas o glaucoma.

Para evitar este riesgo, se recomienda seguir una nutrición sana y equilibrada, rica en minerales y vitaminas. Las frutas, hortalizas naranjas o amarillas y las verduras de hoja verde son alimentos muy recomendados para mantener una buena salud visual.

 

3.- El sedentarismo, cada vez más presente en nuestra rutina diaria, que suele ser en lugares interiores, y los ambientes contaminados son dos factores que empeoran el bienestar de nuestros ojos.

Podemos combatir este riesgo saliendo al exterior a caminar o realizar algún tipo de deporte. Paul Foster, Doctor del Instituto de Oftalmología del Colegio Universitario de Londres, dirigió un estudio en Gran Bretaña que demuestra que la presión ocular y la actividad física están relacionadas. Por ello, el ejercicio es muy recomendable para eliminar toxinas y mejorar la circulación y oxigenación.

 

4.- Factores externos como el exceso de luz y los rayos UV ponen en riesgo el mantenimiento de nuestra salud visual. Estos pueden quemar nuestros tejidos por el exceso de temperatura al penetrar en nuestros ojos.

Con unas gafas de sol adecuadas a nuestras necesidades y de calidad, podemos combatir eficazmente este peligro. Además, a la hora de conducir, se recomienda que sean polarizadas para evitar los deslumbramientos.

 

5.- Estos factores son muy comunes en la vida diaria de cualquiera de nosotros, por ello, tendríamos que pensar más en estos órganos olvidados.

La oscuridad puede ser un buen método, pues recupera el ojo de la exposición constante que sufre. Podemos también aplicar productos refrescantes en el contorno del ojo, dándonos un pequeño masaje. De esa manera conseguiremos relajarlos, permitiendo su descanso y recuperación.

Podemos aconsejarte sobre cómo realizar estas sencillas rutinas en nuestra óptica, donde le atenderemos de una manera personalizada y completa.