Portada

La adaptación en las lentes de contacto multifocales o progresivas

  • Blog

La presbicia o vista cansada afecta al 65% de la población a partir de los 45 años y casi al 95% de personas mayores de 55 años. Esta afección ocular dificulta la visión de objetos cercanos y hasta hace poco sólo se podía remediar con el uso de gafas progresivas o mediante la cirugía.

Actualmente las lentillas multifocales o progresivas son otra de las soluciones plausibles para estos casos al permitir enfocar a diferentes distancias. Hasta hace un tiempo era difícil pensar en el uso de lentillas en personas aquejadas de presbicia, pero desde hace unos años las lentillas multifocales les permiten enfocar nítidamente tanto para leer una revista como para distinguir una señal de tráfico a lo lejos.

Así estas lentillas consiguen:

  • Mantener la visión de lejos sin esfuerzo visual para el usuario.
  • Optimizar la visión de cerca e intermedia.
  • Mantener la binocularidad.
  • Mejorar la visión intermedia.
  • Reducen los halos de luz que muchos pacientes percibían con los modelos bifocales.

Hasta su aparición, las lentillas eran las bifocales. En éstas la graduación para ver objetos de cerca y de lejos está bien diferenciada.

Las lentes multifocales incorporan en una misma lentilla diferentes potencias, al igual que las lentes progresivas utilizadas en las gafas. Así, incluyen una graduación para ver nítidamente de cerca, otra para la distancia media y una última para objetos lejanos.

Periodo de adaptación

Su adaptación es más compleja que en el caso de las lentillas corrientes, siendo necesario visitar al especialista en más ocasiones hasta que se logre la adaptación correcta; además es necesario seguir ciertas recomendaciones:

  • Se suelen necesitar varias semanas hasta que se logra la adaptación completa a las lentillas, se debe tener paciencia y confiar en el profesional en todo momento.
  • Aunque al principio no se esté cómodo del todo, es necesario usarlas de manera continua y regular.
  • Cada paciente tiene necesidades diferentes, pero normalmente los especialistas aconsejan utilizar la lente positiva más alta para ver de lejos y la más baja para ver de cerca.
  • Es conveniente identificar el ojo dominante y la posición de la visión más borrosa, con el fin conseguir la graduación correcta.
  • Una vez puestas, se deberán llevar un tiempo para después realizar un reajuste de graduación inicial en ambos ojos.
  • Durante el periodo de ajuste, puede haber deslumbramientos nocturnos y visión borrosa.
  • Posteriormente y tras haberlas llevado unos días o semanas, quizás siga siendo necesario volver a reajustar la graduación, por lo que la mejor recomendación para el periodo de adaptación sería: tener mucha paciencia, como hemos dicho anteriormente.
  • Tras dicho periodo y tras valorar la visión alcanzada tanto de lejos como de cerca, si todo está bien, la adaptación se dará por terminada.

Si el paciente no es usuario de lentes de contacto, el óptico le enseñará igualmente su protocolo de higiene.

En Óptica Barreña le acompañaremos durante este complejo proceso, haciéndole sentir cómodo en todo momento.