Defectos Visuales En La Infancia

Por qué aumentan los errores refractivos en la infancia

  • Blog

Defectos visuales en la infancia

Torno al 20% de niños en edad escolar presentan defectos visuales significativos. La miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son cada vez más comunes entre los pequeños, pudiendo afectar a su rendimiento escolar. Es más, entre el 15% y el 30% de los casos de fracaso escolar tienen relación con problemas visuales no tratados adecuadamente.

Los defectos refractivos conllevan la mala visión por el desenfoque de los objetos en la retina, haciendo que la imagen que llega a su cerebro no sea nítida. Si no se corrigen en los primeros años de la vida, las consecuencias pueden ser desafortunadas. Éste es el periodo en que los niños desarrollan su visión, pudiendo arrastrar, por ejemplo, un ojo vago de por vida.

La vida actual hace que las horas que pasamos frente a los aparatos electrónicos sea cada vez mayor. Exigencia visual desorbitada que ha dado lugar al aumento exacerbado de los niveles de miopía entre la población. Este cambio de hábitos también ha afectado a la salud visual de los pequeños, problema que según las estadísticas seguirá creciendo, al aumentar tanto el número de horas que todos pasamos ante este tipo de dispositivos como las edades, cada vez más tempranas, en que los empiezan a utilizar.

El problema es que a dichas edades los ojos no están desarrollados para tales requerimientos visuales, por ello es fundamental que retrasemos al máximo posible la edad en que los niños empiezan a usar las pantallas digitales.

El análisis precoz de los defectos refractarios permite detectar los problemas oculares a tiempo. Los primeros años de vida son fundamentales para el desarrollo de la visión, pudiendo con el diagnóstico precoz, llevar a cabo el tratamiento adecuado que corrija, en la mayoría de los casos, los problemas visuales y evite trastornos que de otro modo les acompañarían durante toda la vida.

Ayuda a parar la evolución de la miopía

  • No llevar a cabo actividades que requieran visión de cerca durante largos periodos.
  • Promover actividades al aire libre, así la vista puede descansar.
  • Realizar las revisiones visuales pertinentes a fin de lograr el diagnóstico y tratamiento temprano.
    • Al nacimiento es recomendable hacer una primera revisión para descartar anomalías.
    • A partir de los 3 años ya se puede realizar una exploración completa.
    • De los 3 a los 10 años se recomiendan revisiones anuales.
    • De los 10 a los 16 años, aunque siempre es mejor la periodicidad anual, estas podrían pasar a ser cada dos años.

Pide cita con nosotros en el 974 227 853 o ven directamente a la calle Fatás número 7 de Huesca. En Óptica Barreña siempre estarás en las mejores manos.