Audífonos

Consejos para el cuidado de los audífonos en verano

  • Blog

Las personas que utilizan audífonos a lo largo de todo el año, cuando llega el verano cambia su estilo de vida, por lo que es aconsejable que sepan lo que puede influir esta época del año en sus dispositivos.

Los agentes externos, propios de la época estival, pueden afectar al normal funcionamiento de estos. El agua de playas o piscinas, las altas temperaturas, la arena del mar y el sudor son varios de esos agentes.

Con el fin de preservar el correcto funcionamiento de los audífonos es importante seguir las siguientes recomendaciones:

– Evitar la exposición a altas temperaturas y la exposición directa del sol.
– Protegerlos del polvo y de la arena.
– Mantenerlos en lugares secos y frescos.

El agua y la humedad son los enemigos más habituales de los audífonos durante las vacaciones de verano y, aunque cada día son más resistentes y la mayoría cuenta con un recubrimiento que sella todos los componentes protegiéndolos, es cierto que cuanto menos se mojen, mucho mejor.

Acudir a refrescarse a las piscinas, al mar o a cualquier lugar para bañarse requiere que debamos quitarnos el audífono o audífonos, puesto que de otra manera la humedad podría dejarlos inservibles.

Si accidentalmente o por descuido el usuario se mete en el agua con los audífonos puestos, bastará con dejarlos secar para que continúen funcionando con normalidad.

En este caso, será útil para los usuarios saber cómo proceder:

– Apagar el audífono inmediatamente.

– Retirar la pila del aparato y secarla meticulosamente con un trapo seco.

– Agitar el audífono para que salga la mayor cantidad de agua posible del interior. Antes de agitarlo, conviene asegurarse de que el compartimento de la pila está abierto.

– Poner el audífono sobre un papel de periódico y colocarlo encima de un radiador a temperatura moderada durante algunas horas con el compartimento de la pila abierto.

Si se dispone de deshumidificador, este sistema elimina toda la humedad del audífono, el mal olor y las bacterias. En este caso, actuaremos de la siguiente manera:

– Abrir el compartimento de la pila y retirarla, dejándolo abierto.
– Secar el audífono y la pila con un trapo.
– Colocar el audífono y la pila en un sistema deshumidificador apropiado.
– Mantener las piezas en el deshumidificador durante 24 horas, o 3-4 ciclos de secado.
– Después de las 24 horas o de los 3-4 ciclos, colocar una pila nueva (o una recargada totalmente) en el audífono y comprobar si funciona.

Si el audífono se moja con agua salada o sucia, se debe seguir el mismo procedimiento, pero enjuagando inmediatamente el aparato con agua dulce limpia antes de colocarlo en el deshumidificador.

Con estas precauciones, nuestros clientes podrán disfrutar de todos los sonidos del verano.
Y a la vuelta, una visita a su audioprotesista para asegurarse de que todo está en perfectas condiciones.