Pérdida De Visión Repentina

Pérdida de visión repentina

  • Blog

La pérdida de visión de manera repentina

Cuando perdemos visión de manera repentina nos asustamos mucho, tanto por la sensación de dejar de ver cómo porque puede ser indicador de una enfermedad grave en el trasfondo. Aunque no es algo que suceda frecuentemente, la pérdida momentánea de la visión puede ser un indicador de que estamos padeciendo una enfermedad ocular grave, por lo que siempre que ocurra deber ser atendida de urgencia por un oftalmólogo.

La atención rápida es fundamental para salvar la vista

Como medida preventiva son fundamentales las revisiones periódicas de la visión. Ciertas enfermedades oculares son silenciosas hasta que deciden manifestarse brusca y gravemente para nuestra salud, por ello la mejor forma de prevenirlas son las revisiones anuales.

Su tratamiento depende de la causa que haya provocado la perdida. Una vez se determine la causa es vital iniciar el tratamiento rápidamente para evitar una pérdida de visión permanente, y que quede todo en “un susto”.

Dependiendo de la causa, la pérdida de visión puede ser temporal o definitiva. La pérdida de visión momentánea puede ocurrir repentinamente o de forma progresiva durante un par de días.

La amaurosis fugaz o pérdida de visión en un ojo no es una enfermedad, sino un síntoma momentáneo de otros trastornos como la diabetes, alcoholismo, consumo de cocaína, migrañas y tumor cerebral. Suele producirse por la ausencia de circulación sanguínea en la retina y puede estar causada por diversos factores generalmente asociados con la estructura ocular.

La pérdida momentánea de la visión

La pérdida momentánea de la visión puede ser un indicador de que estamos padeciendo una enfermedad ocular.

Las principales causas de pérdidas repentinas de visión

Desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es una de las causas más frecuentes de la pérdida de visión repentina. Suele darse entre los 40 y los 70 años. El 60% de las roturas retinianas se producen en áreas que muestran alteraciones específicas previas, siendo más frecuentes en pacientes miopes.
Su más común es el desprendimiento de retina regmatógeno, cuando la rotura permite el paso del humor vítreo a la zona retiniana.

Degeneración macular

Es la primera causa de ceguera en los países desarrollados. Suele ocurrir asociada al paso de la edad, al ser una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula.  La mácula es una mancha diminuta que se encuentra en el centro de la retina y es la responsable de la visión central.

Existen dos tipos:
•    DMAE seca o atrófica.
•    DMAE húmeda o exudativa, más grave y menos común que la primera, pero por otro lado, solo esta tiene tratamiento.

Hemorragia vítrea

Se caracteriza por la presencia de sangre en la cavidad vítrea. La hemorragia puede deberse a  la rotura de un vaso retiniano, un traumatismo o un desgarro de la retina. Si la hemorragia es grande, la pérdida de visión puede ser severa, si es pequeña puede percibirse únicamente como como visión nublada.
Puede ser un signo previo al desprendimiento de retina, por lo que es fundamental tratarla.

Oclusiones vasculares retinianas

Tienen lugar cuando se produce el bloqueo de las pequeñas venas del ojo, en las venas o en las arterias. Dependiendo de si afectan a una arteria central o a una rama, la pérdida de visión puede afectar a todo el campo de visión o solamente a una parte.
Su causa pueden ser distintas enfermedades como la diabetes o el glaucoma. Puede ocurrir a cualquier edad aunque es más frecuente entre personas mayores. Para su prevención son fundamentales las revisiones periódicas.

Neuropatía óptica isquémica

Normalmente se produce de manera repentina y en un único ojo. Causa una rápida pérdida de visión por una alteración en la circulación sanguínea del nervio óptico.  Suelen aparecer a partir de los 50 años o en personas con factores de riesgo, como diabetes, hipertensión, el colesterol, tabaquismo. Sus principales causas son:
•    Embolia
•    Diabetes mellitus
•    Arteritis temporal
•    Arteriosclerosis
•    Enfermedades relacionadas con el colágeno

Puede provocar pérdida de visión central, lateral o ambas a la vez

Uveítis

Es la inflamación del iris, cuerpo ciliar o coroides, es decir, de cualquiera de las partes que conforman la úvea del ojo. Aunque su forma más común es la uveítis anterior o iritis, que afecta exclusivamente al iris. Suele ocurrir a partir de los 60.

Cuando la pérdida de visión se acompaña de desmayos, mareos o debilidad cuya causa suele ser una bajada de tensión. Ante cualquier duda ya sabéis que en Óptica Barreña estamos para ayudaros.