Protege La Visión En Invierno

Protege la visión en invierno

  • Blog

Protege la visión también en invierno

En verano es habitual proteger la vista del sol. Pero los riesgos para la retina no acaban con el transcurso de éste y la reducción de las horas de luminosidad, debido a la menor exposición a los rayos ultravioleta. En invierno igualmente es fundamental prestar especial atención al cuidado de nuestra salud visual.

Las bajas temperaturas también afectan a nuestra visión. Los ojos son uno de los órganos más expuestos a los elementos externos, como el viento, la contaminación ambiental o el frio. Con el frío disminuye la producción de lágrima, conllevando que la lubricación e hidratación natural de nuestros ojos descienda. Lo que provoca en muchas personas sequedad ocular y su molesto picazón, ardor o sensación de arenilla en los ojos.

En esta época, los ojos sufren tanto en el interior como en el exterior, debido al uso de la calefacción que elimina parte de la humedad del aire. Ello afecta a nuestros ojos al secarse más fácilmente las vías lagrimales, lo que evita que el ojo se hidrate de manera natural.

Cuidados invernales

Hay que tener especial cuidado con el sol invernal, sobre todo en zonas de montaña. Aunque en invierno hay menos horas de luz y su intensidad es menor, es fácil sufrir una sobreexposición a los rayos UV en zonas de nieve, si no adoptamos las medidas de precaución adecuadas.

Además, el padecimiento de los ojos en invierno, se ve acrecentado en personas con otro tipo de factores de riesgo como ciertas enfermedades (artritis, tiroides, enfermedades de la piel, lupus,…) o por el consumo de algunos medicamentos (antihistamínicos, anticonceptivos, corticoides, ansiolíticos, antidepresivos, tratamientos hormonales post-menopausia, o personas en tratamiento de quimio o radioterapia). Igualmente son más propensas a padecer molestias en invierno las mujeres mayores de 40 años y quienes han pasado por cirugía refractiva.

Nuestros ojos, al igual que la piel, requieren de cuidados especiales. En este caso, una de sus principales necesidades es la hidratación y lubricación, que en invierno se ven reducidas por la sequedad de los ambientes y el viento del exterior.

Consejos para el cuidado de los ojos en invierno

  • Parpadear siempre que nos acordemos para incentivar la producción de lágrimas de una forma natural.
  • Evitar los ambientes secos y contaminados ventilando las casas y lugares donde pasemos largos espacios de tiempo.
  • Lavar los ojos con suero fisiológico y usar lágrimas artificiales, evitando colirios con corticoides o muchos conservantes.
  • Uso de gafas de sol con el adecuado filtro UV, tanto en ciudad como en montaña donde la radiación es superior.
  • Aunque esté totalmente nublado, si hace viento, protege igualmente los ojos con gafas de sol.
  • No abusar de la temperatura de la calefacción y utilizar humificadores suavicen el ambiente.
  • Llevar una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, ácidos grasos y omega-3. Ayudaran a combatir la sequedad ocular.
  • Nuestros ojos, al igual que el resto del cuerpo, necesitan descansar. Respetar las horas de sueño es fundamental para que los ojos puedan afrontar la sobreexposición a la que se les somete durante el día.

Así que, en invierno no olvidéis proteger vuestra vista. Ante cualquier duda en Óptica Barreña estamos para ayudaros en la calle Fatas número 7 de Huesca.