Visión Después De Los 40

Visión después de los 40

  • Blog

Uno de los sentidos que se considera como más valioso, sin duda, es la vista para la mayoría de nosotros. La visión después de los 40 varía en todas las personas.

Conforme vamos cumpliendo años experimentamos cambios en la visión. De la misma forma que todo el cuerpo se ve afectado, los ojos son el primer órgano que envejece.

Nuestra visión después de los 40 se ve afectada y sufre cambios tales como presbicia y cataratas.

¿Qué cambios pueden producirse en nuestra visión después de los 40?

Presbicia

Con el envejecimiento, unos de los primeros trastornos visuales en aparecer es la presbicia, más comúnmente conocida como vista cansada. La presbicia afecta al 100% de la población, es decir, que más tarde o más temprano todos acabamos padeciéndola.

La presbicia es una afección ocular en la que el cristalino del ojo pierde su flexibilidad, lo que dificulta el enfoque de objetos cercanos.

Cataratas

Los problemas oculares relacionados con la edad, como las cataratas, pueden avanzar poco a poco, por lo que usted puede no ser consciente del empeoramiento de su visión.

Con la edad, la córnea y el cristalino del ojo se vuelven menos claros, lo que provoca que la luz se esparza por dentro del ojo. Esto aumenta el deslumbramiento y reduce la sensibilidad al contraste (la capacidad de distinguir sutiles diferencias en el brillo de los objetos), dificultando así la visión.

Pero lejos de preocuparse, es importante saber que la vista cansada tiene solución. Actualmente la mejor opción son las gafas progresivas, que permiten enfocar bien en distancias diferentes, además son aptas para personas que también sean miopes, hipermétropes, o que tengan astigmatismo. De esta forma no es necesario cambiar de gafas al cambiar la distancia, sino que las gafas progresivas sirven para distancias cortas, largas e intermedias.

Otra posible opción es el uso de lentillas progresivas, aunque son poco conocidas por ser nuevas en el mercado pero cada vez más usadas.

En ambos casos, para conservar la agudeza visual, debería revisarse la vista una vez al año después de cumplir los 40. Un diagnóstico temprano, junto con el tratamiento de los problemas oculares y de visión, es importante para mantener una buena salud ocular y visual, así como para prevenir la pérdida de visión en la medida de lo posible.

Revisa tu visión anualmente.